Los inmigrantes, la confidencialidad de datos y la obtención de CURP

¿Perjuicio o beneficio?

Para muchos refugiados por situación de violencia en su país, encontrar un hogar y empleo en México es la tabla de salvación. Una vez consigue regularizar su situación de inmigrante por razones humanitarias, pueden acceder a los documentos reglamentarios para estar legales en el país.

Uno de los más importantes, la constancia de Clave Única de Registro de Población, es requerido para incorporarse a cualquier sistema público, sea de salud, educación, desarrollo y ayudas sociales, electoral, entre otros. Casi el 90% de los servicios públicos están enlazados con CURP, por lo   que es imprescindible obtenerlo, incluso para entrevistas laborales, la clave CURP y RFC son dos de los documentos solicitados.

Estos es, por una lado, una medida del gobierno para censar a la población y por otra el modo de tener el control sobre ciertas actividades de la sociedad, a fin de saber en tiempo real cuáles son las necesidades, qué tipo de servicios se usan más y en qué zonas, por mencionar algunas de las ventajas para el Estado a la hora de inspeccionar las variables que concurren en la cotidianidad mexicana.

En cuanto a los inmigrantes, para poder estar en consonancia con la vida que le ofrece este país, deben regular su situación obteniendo el CURP.

Sin embargo, existen tres grandes problemas hasta ahora no resueltos por las diferentes administraciones que han gobernado México desde que existe CURP:

Primero: La entrada de inmigrantes por razones humanitarias, que vienen de sus respectivos países huyendo de la violencia latente y en franco crecimiento, especialmente de países centroamericanos, entrada que debe ser conformada apenas pisan suelo mexicano, pero que no se lleva a cabo pues son personas de quienes pocas veces se tiene conocimiento en número debido a las mafias que trafican y transportan gente de un lado a otro.

El segundo punto: Es que, muchos de estos inmigrantes, cualquiera que sea su condición dentro del territorio mexicano, legales o ilegales, se les dificulta conseguir obtener CURP para acceder a la vida que la sociedad les ofrece y reinsertarse debidamente, cuando la Organización de las Naciones Unidad ha emitido en sus Observaciones finales sobre el tercer informe periódico de México, de fecha 13 de septiembre 2017.

Que se debe prestar todo el apoyo a los inmigrantes por razones humanitarias, pues muchos no solo ingresan huyendo de la violencia, sino que son el producto del desmantelamiento de bandas dedicadas a la trata de personas y las víctimas requieren permanecer en México durante el proceso legal, tanto de penalización de los responsables como de apoyo médico, psicológico y legal de los afectados. Período en el cual deben reinsertarse a la sociedad y para ello necesitan CURP.

Finalmente el tercer punto: están quienes después de mucho bregar y rebotar de instituciones a entidades públicas, han logrado obtener CURP, grupo de beneficiados muy reducido por cierto, quienes se enfrentan a un miedo aun mayor al tenerse conocimiento que hubo ocasiones en que los datos del CURP se han filtrado, como en el famoso caso RENAUT, donde se perpetró el robo de datos, hecho certificado por el gobierno.

Esto hace al inmigrante vulnerable, pues si sus victimarios se enteran de la nueva vida que tienen en suelo mexicano (muchos han decidido quedarse), pueden arremeter contra ellos o sus víctimas. Es un problema que debe solucionarse y garantizar que la interconexión de bases públicas no revierte en una pérdida de confidencialidad, no solo para los ciudadanos comunes, quienes tienen este derecho fundamental que debe ser respetado, sino de estas personas en clara desventaja con el resto de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *